David González

Quiero comenzar este testimonio dando las gracias a mi amigo y hermano WACO.
Que en un momento en el que nada parecía tomar luz en mi vida, ni tomar una dirección adecuada, me permití pedirle la ayuda de su capacidad para canalizar información de otros planos de conciencia, o de cómo el mismo dice de escuchar a los espíritus.
En aquel momento en el que no entendía del todo que me pasaba, ni tampoco era totalmente conscientemente en que punto me encontraba, ni siquiera que hacer o que acciones tomar, lleno de preguntas de hacia donde dirigirme, le plantee muchas cuestiones tanto de mi vida espiritual como terrenal, pues necesitaban una respuesta inmediata ante la desesperación que me invadía.
Cuando me llegan las respuestas resumidas de forma muy sencilla en los aspectos planteados (espirituales y terrenales), la información me deja absolutamente convencido de su veracidad, de que eran pasos adecuados que me convenía tomar. Pues por un lado sus ALIADOS ESPIRITUALES me describen con todo detalle y rigor la situación de aquel momento, y los movimientos que venia haciendo para llegar a ese punto critico en el que me encontraba, que por otra parte aunque yo podía intuir que algo no iba bien, la certeza de esta canalización me pudo valer como confirmación y así afianzarme en mi propio criterio, y que por aquel momento estaba con una niebla muy espesa lleno de dudas y de mucha confusión.
Recibiendo la explicación con detalle de por que estaba inmerso en aquella situación, y lo más importante como revertir dándome consejo del como debía de hacer, para reencausar en el camino que esta dispuesto para mi.
En resumen con un vocabulario muy cercano y entendible, se me dan los consejos de que no me convenía seguir haciendo, también que si debía hacer para reencontrarme conmigo mismo, sentirme bien con lo que hago, recuperar la confianza en mi, y ponerme en el lugar adecuado.
De nuevo Waco muchas gracias, gracias, gracias.