Xabier Aramendía

10/01/2017

Buenas:

Hablar con vosotros, Xabel y Waco es un regalo. Sentir a tu oso, Waco, un bálsamo. Os agradezco que me hayáis presentado a mi animal principal para trabajar en el camino de la sanación y ser útil a la vida.
Estoy muy agradecido por ayudarme a recuperar mi armonía las veces que he pedido ayuda a tu animal de poder, el oso. Tanto a nivel presencial como a distancia, las sanaciones del oso son maravillosas y la integración que tú, Waco, tienes con él, es conmovedora. Por eso, los “gruñidos” que origina el oso a través de ti son sencilla y llanamente entrañables.
Finalmente, quiero mencionar la sesión de oráculo que solicité y en la que el oso me dijo las cosas sin tapujos ayudándome a ver partes de mi vida en las cuales era necesario incidir.

 

De todo corazón, gracias, gracias, gracias.

           Xabier Aramendía..