Los niños desde la edad más temprana aprendan del modo mas sencillo a comunicarse, sentir, controlar cada estado emocional, creciendo y aprendiendo teniendo herramientas que les enseñan a ser personas felices con respeto y autoestima.

Somos seres que vamos evolucionando, vamos aprendiendo a sentirnos satisfechos con nuestras acciones, que conozcamos nuestras habilidades, cuerpo, mente y nuestra esencia, dirigiendo toda la intención en un funcionamiento positivo y así conseguir una buena salud física, mental y espiritual.

QUEREMOS.

  • Que cada niño sea feliz y aceptado en cualquier lugar, sin límite de condiciones.

  • Que se eduque con valores sólidos y conscientes de que él puede aprender a ser único.

  • Que mejoren sus actitudes y aptitudes en el área escolar.

  • Que sepa manejar y descubrir sus emociones y saber desarrollar el Arte de Permitir.

  • Mostrar que existen muchas formas de ser, cumpliendo sus sueños, con responsabilidad y acción.

  • Que crezcan libres, con respeto a los demás y empatía sana.

Para ello, necesitamos que seamos conscientes de lo que queremos que aprendan y el modo de hacerlo, el aprendizaje desde la libertad de saber que ellos van aprendiendo por imitación y con conciencia que existe un entorno físico y social que los va modelando conforme a sus aptitudes y a su sensibilidad.

Es importante que los padres podamos adquirir también esta forma y costumbre de liderar con ellos desde la permisión y la satisfacción que cualquier acto o necesidades va a ser compartida con nosotros, desde el respeto, la autoestima, el riesgo de lanzar los al mundo con amor y seguridad, que todo está relacionado con nuestros valores, con la actitud, con la energía que manejemos a la hora de dirigirnos a ellos, que tengamos una buena escucha activa, sabiendo las necesidades e inquietudes de ellos, compartiendo en todo momento el estar presentes y cuidadosos, sin control, aunque sí con observación, dejando que ellos adquieran sus propias metas o propósitos.

Si existe una buena Comunicación Terapeútica,( importante para cultivar la comunicación en la familia con apoyo emocional, donde se hace presente una escucha activa, aceptar sin juzgar, observar, percibir, asesorar, que exista un buen ambiente comunicativo y un buen vínculo terapeútico), una sabia Inteligencia Emocional (Es una forma diferente de ser inteligente. Es el modo en que nos sentimos, adquiriendo autoconciencia de las situaciones, a motivarse con optimismo, a manejar empatía compasiva y tener habilidad social), y esta parte tan consciente y mágica de que aprendan a entrar en su estado de presencia, de saber parar el tiempo, de relajarse y poder obtener respuesta a sus inquietudes, desarrollando su intuición, su fuerza de vida, su espacio mas vital para construirse como seres seguros, fuertes, consecuentes con sus actos, humildes y humanos, sobre todo humanos.

Esto hace que desde la cuna podamos conseguir y construir <<un árbol fuerte, recto, erguido, sabio, bello, constructivo, energético y amoroso>>, esto son nuestros hijos, una sucesión nuestra que desde el amor más profundo y vital, hacen que seamos PADRES.

Permitir Ser desde: el AMOR, el ENTUSIASMO, la ILUSION, la OPORTUNIDAD y la UNIDAD.

Xabel